Joaquina Berenguer

Estrevistamos a nuestros residentes

El buen hacer de todo el componente humano que integra la residencia La Milagrosa, nos ha permitido volver a “ejercer” de hijos y recuperar a “nuestra madre”; aquella que el Alzheimer nos había arrebatado.
El buen hacer de todo el componente humano que integra la residencia La Milagrosa, nos ha permitido volver a “ejercer” de hijos y recuperar a “nuestra madre”; aquella que el Alzheimer nos había arrebatado.

El buen hacer de todo el componente humano que integra la residencia La Milagrosa, nos ha permitido volver a “ejercer” de hijos y recuperar a  “nuestra madre”; aquella que el Alzheimer nos había arrebatado.

El buen hacer de todo el componente humano que integra la residencia La Milagrosa, nos ha permitido volver a “ejercer” de hijos y recuperar a “nuestra madre”; aquella que el Alzheimer nos había arrebatado.

El buen hacer de todo el componente humano que integra la residencia La Milagrosa, nos ha permitido volver a “ejercer” de hijos y recuperar a “nuestra madre”; aquella que el Alzheimer nos había arrebatado.